'Reforma en los bordes': Los cambios en la policía han sido fragmentarios no integrales

'Reforma en los bordes': Los cambios en la policía han sido fragmentarios no integrales

(Video del equipo de Noticias21)

ALBUQUERQUE – Deborah Vigil no usó su equipo un día a mediados de julio. Como socorrista de seguridad comunitaria en Albuquerque, se le permite trabajar vestida de civil.

A veces su trabajo es más fácil cuando es evidente que no es policía. En cambio, Vigil usó una camiseta que decía “Dog Mom”, que encajaba naturalmente con el desinfectante de manos Snoopy sujeto a su bolso y el cordón con huellas de patas alrededor de su cuello.

Vigil y su pareja, Chris Blystone, son amantes de los perros, una pasión en la que a veces se apoyan en el trabajo.

“Con la población sin hogar, a veces los animales son todo lo que tienen”, dijo Blystone. Los socios pueden hablar sobre sus mascotas para establecer una relación rápida con los clientes, quienes a menudo están en crisis.

Deborah Vigil, socorrista de Seguridad Comunitaria de Albuquerque, espera una llamada de despacho. La agencia, creada por el alcalde de la ciudad en 2020, es el elemento más nuevo del Programa de Intervención de Violencia del Departamento de Policía de Albuquerque. (Foto de Kate Heston/Noticias21)

Ambos trabajan para Albuquerque Community Safety (Seguridad Comunitaria de Albuquerque), un nuevo departamento al que el alcalde Tim Keller se refiere como una tercera rama del sistema de seguridad pública de la ciudad. Su personal de auxilio no arresta a la gente. En cambio, ofrecen acceso a recursos tales como atención de salud mental, vivienda, o transporte por la ciudad.

“La diferencia es que no vamos a presentarnos y quitarles ninguno de sus derechos”, dijo Blystone.

Keller, quien asumió el cargo en 2017, tomó “medidas audaces” para trabajar hacia una reforma duradera, según el sitio web de la ciudad. Además del departamento de seguridad comunitaria, Keller lanzó una iniciativa contra el crimen y creó un nuevo puesto: superintendente de reforma policial.

Algunos de los esfuerzos de reforma en Albuquerque han tardado años en dar sus frutos, con el asesinato de George Floyd en 2020 por la policía de Minneapolis que sirvió como catalizador para hacer las cosas, y hacerlas más rápido.

Es una historia conocida. En todo el país, los organizadores comunitarios, los grupos sin fines de lucro, y los funcionarios electos han exigido la reforma policial una y otra vez, con un éxito irregular.

“Ya hemos visto esto”, dijo Henderson.

Esta vez, sin embargo, los estadounidenses ajenos a la política y el activismo exigen una reforma policial.

En una encuesta por Internet de Gallup realizada en mayo a más de 12,000 adultos estadounidenses, casi el 40% de los encuestados apoyó mejoras pequeñas en la vigilancia policial y la mitad favoreció una reforma policial grande; respuestas que se han mantenido bastante constantes desde las protestas nacionales en 2020 contra los abusos policiales.

A pesar de ese aparente apoyo público, no se ha producido una reforma policial integral y duradera a escala nacional. La Ley George Floyd de Justicia Policial de 2021 no pasó por el Senado. La eventual orden ejecutiva del presidente Biden que abordaba la reforma policial carecía del tipo de revisión integral que el Congreso podría haber autorizado.

A nivel estatal, cuando las reformas policiales logran pasar por las legislaturas, a menudo son fragmentarias, eliminando una sola política o patrón de mala conducta. Y sin la orientación estatal, algunos departamentos de policía individuales y ciudades de todo el país, como Albuquerque, están dando sus propios pasos hacia la reforma policial.

reportaje relacionado

Es lo que el profesor de derecho de la Universidad de Minnesota, David Schultz, llama “reforma en los bordes”.

“Nos estamos perdiendo los problemas institucionales más grandes sobre los departamentos de policía, o los problemas sociales más grandes que existen”, dijo Schultz. “Gran parte de la reforma ha pasado esto por alto y realmente parece estar más micro enfocada en este momento”.

Quienes estudian la reforma policial están de acuerdo en que reformar un sistema policial de siglos de antigüedad con un historial de brutalidad y corrupción requerirá soluciones innovadoras y holísticas, junto con el apoyo del público, los funcionarios electos, y las fuerzas del orden.

Otros argumentan que los esfuerzos de reforma no son suficientes y que todo el sistema debería ser abolido o desfinanciado.

Aún así, tanto los expertos como los activistas están de acuerdo en que un cambio duradero llevará tiempo y, a veces, el progreso no es una línea recta, especialmente cuando aumenta la delincuencia.

“El péndulo oscila entre la equidad, la justicia, lo justo y el control social, el castigo estricto y la pena de muerte”, dijo Henderson. “El péndulo hace esto, y cuando llega tan lejos en una dirección, comienza a retroceder en la otra dirección”.

Ese cambio, dijo, es un ciclo de 20 a 25 años.

Katie Wright se sienta en el monumento a Daunte Wright en Brooklyn Center, Minnesota, el viernes 8 de julio de 2022. Su hijo fue asesinado a tiros en abril de 2021 por un oficial de policía de Brooklyn Center. Wright está trabajando con un comité local sobre reformas para cambiar la forma en que se realizan las paradas de tránsito. (Foto por Diannie Chávez/Noticias21)

Petición de reformas

En abril de 2021, un policía en Brooklyn Park detuvo a Daunte Wright por un delito menor de tránsito. Poco después, fue asesinado a tiros. Desde entonces, la madre de Daunte Wright, Katie Wright, ha trabajado con los líderes de la ciudad y la comunidad en Minnesota para impulsar reformas, incluyendo una propuesta para prohibir las paradas de tránsito de bajo nivel.

reportaje relacionado

“Tenemos un problema de vigilancia”, dijo. “Tenemos un problema de supremacía anglosajona. Tenemos un problema de paradas de tránsito”.

Wright dijo que la vigilancia debe cambiar: “No es solo un problema de los negros. No es solo un problema de los blancos. Es un problema ‘nuestro’, y todos debemos levantarnos y hacer ese cambio”.

Esos cambios vienen en muchas áreas.

Campaign Zero, una campaña de reforma de la policía nacional de alto perfil, enumera 10 áreas temáticas para soluciones de políticas en su sitio web. Incluyen la supervisión de la comunidad, la limitación del uso de la fuerza, la investigación y el enjuiciamiento independientes, la supervisión y la capacitación de la comunidad.

Los esfuerzos de la organización sin fines de lucro reflejan muchas de las mismas áreas de enfoque provenientes de académicos, activistas, y legisladores. Noticias21 examinó algunos de los llamados a la reforma más comunes, que incluyen:

Transparencia. Los activistas han exigido que las fuerzas del orden público abran sus informes de uso de la fuerza, imágenes de cámaras corporales, y datos de mala conducta para mejorar la rendición de cuentas y generar confianza. Los esfuerzos han encontrado resistencia en general. Sin embargo, algunos estados, ciudades, y departamentos de policía se han esforzado por abrir dichos registros, con diferentes resultados.

Respuesta a llamadas de salud mental. La mayoría de las estrategias para hacer frente a la respuesta de las fuerzas del orden público a las llamadas de salud mental se centran en transferir fondos a los servicios sociales, crear programas alternativos, o capacitar mejor a los agentes de policía. Los expertos dicen que la solución se basa en una combinación de esfuerzos: reducir o eliminar el papel de las fuerzas del orden público en la respuesta a crisis de salud conductual, capacitar y equipar a los agentes de las fuerzas del orden cuando necesitan responder, y mejorar el tratamiento para la atención psiquiátrica.

Paradas de tránsito. Funcionarios gubernamentales y líderes comunitarios en Estados Unidos están trabajando para detener las disparidades arraigadas en las paradas de tránsito, que se encuentran entre las interacciones más comunes que el público tiene con la policía. Siete ciudades y Virginia han prohibido las paradas de tránsito de bajo nivel, como las de etiquetas de registro vencidas, luces traseras rotas, y otras infracciones menores de equipo, que los defensores de la reforma dicen que con demasiada frecuencia son pretextos para buscar drogas y armas. Algunas ciudades están considerando capacitar a civiles desarmados para realizar paradas de tránsito, mientras que otras utilizan tecnología para abordar las infracciones de tránsito.

Juntas de revisión de la comunidad. El uso de órganos civiles de supervisión se ha disparado en todo el país. Un estudio de Chicago mostró que 25 ciudades importantes de Estados Unidos lanzaron una agencia de supervisión civil en 2020 y 2021, más que los cinco años anteriores combinados. Pero los críticos dicen que los papeles de las juntas, el poder para disciplinar, y el impacto en la comunidad varían ampliamente.

Desescalada. Los estándares para la desescalada, e incluso la definición del término, son vagos en los departamentos de policía del país, lo que hace que los esfuerzos de reforma sean tentativos. Aún así, a medida que los encuentros con la policía se vuelven cada vez más mortales en Estados Unidos , los partidarios dicen que la desescalada apunta hacia una forma imperfecta pero necesaria de reforma.

Intervención. Los departamentos están capacitando a los oficiales para que hablen cuando sus colegas hagan algo incorrecto o potencialmente ilegal. Policías y expertos dijeron que no solo necesitan capacitación, sino liderazgo y un cambio de cultura para derribar el muro azul del silencio.

Dos personas prueban suerte pescando en el río Mississippi el 15 de julio de 2022 en Nueva Orleans. Durante casi una década, el departamento de policía de la ciudad ha estado bajo un decreto de consentimiento del Departamento de Justicia por mala conducta persistente. (Foto de Kate Heston/Noticias21)

Cómo ocurre el cambio

Joshua Reeves, gerente de desempeño y alcance público de Albuquerque Community Safety, dijo que el asesinato de George Floyd sirvió como el principal catalizador para la acción en su ciudad.

“Ese momento en todo el país inició un aumento o crecimiento en la voluntad política”, dijo.

“Nos sentamos con líderes locales y varios expertos en toda la ciudad y dijimos: ‘¿Qué debemos hacer? ¿Cómo debería verse esto?’”

Después de analizar otros programas, la ciudad lanzó Albuquerque Community Safety. El presupuesto del año fiscal 2023 es de $11,7 millones para unos 130 puestos de tiempo completo.

El departamento ha tenido un éxito temprano, dijo Reeves, y señaló que el año fiscal pasado se desviaron 6,000 llamadas de la policía a Seguridad Comunitaria. Ese es el tipo de llamadas que, según los activistas y los políticos, a menudo conducen a la fuerza y ​​los arrestos innecesarios.

Pero el cambio no sucedió de la noche a la mañana y Seguridad Comunitaria se ha enfrentado a una reacción violenta. Un crítico calificó la creación del departamento de “descuidada” y de un truco publicitario del alcalde.

Los alcaldes a veces pueden impulsar la política de reforma policial. A veces los jefes de policía lo hacen. Y de vez en cuando, los legisladores toman la iniciativa.

En 2021, el gobernador de Washington, Jay Inslee, firmó una serie de leyes de reforma policial que abordan cuestiones como el uso de la fuerza y ​​las órdenes de arresto.

Reportaje relacionado

Varios estados han prohibido las llaves de estrangulamiento, incluyendo California, Illinois, Nevada, Oregón y Virginia, según Los Angeles Times. Hasta febrero, 27 estados tenían algún tipo de restricción en las órdenes de arresto, según la revista TIME.

Pero a veces, a los departamentos no se les da la opción de reformar. Cuando los departamentos problemáticos captan la atención del gobierno federal, a menudo se ven obligados a tomar medidas.

Durante una década, el departamento de policía de Nueva Orleans ha estado bajo un decreto de consentimiento, una especie de acuerdo legal con el gobierno federal que establece una hoja de ruta para la reforma.

El Departamento de Justicia inició su investigación sobre el departamento en 2010, impulsada, en parte, por el comportamiento de los agentes durante el huracán Katrina en 2005. El Departamento de Justicia llegó a un acuerdo con el departamento en 2012 después de que los investigadores federales descubrieran que el departamento estaba involucrado en “un patrón o práctica de mala conducta”, según el Departamento de Justicia.

El alcalde, el departamento de policía, y el monitor federal han discutido el levantamiento del decreto de consentimiento, pero el decreto permanece en vigencia indefinidamente.

Además, Nueva Orleans estableció la oficina del Monitor Independiente de la Policía en 2009, una oficina de supervisión que monitorea, revisa, e inspecciona la actividad y los datos policiales.

La policía de Albuquerque también tiene un monitor independiente que evalúa el progreso del departamento. El Departamento de Justicia llegó a un acuerdo con el departamento en 2014 después de que los investigadores federales descubrieran que los agentes tenían un patrón y una práctica de uso de fuerza excesiva, según la Prensa Asociada.

John Acosta, organizador de SouthWest Organizing Project en Albuquerque, Nuevo México, hace una pausa afuera del edificio del proyecto el 8 de julio de 2022. Un mural en honor a las víctimas de la violencia policial cuelga de una cerca fuera del edificio. (Foto de Kate Heston/Noticias21)

Desafíos en curso

En la oficina de SouthWest Organizing Project, una organización de base de ayuda mutua en Albuquerque, Selinda Guerrero está sentada en un sofá. Su camiseta roja dice: “Ella tiene un ajetreo constante y un alma genial”.

La organizadora de base y activista dijo que su comunidad no llama a la policía porque es demasiado peligroso: “Alguien podría morir o ir a la plantación”.

“Nuestras comunidades llaman a John. Ellos me llaman. Llaman Lo…”

“Le llaman Tío Joe”, agrega Loren Gómez, otra integrante de la organización.

“Llamamos a Tío Joe”, continúa Guerrero. “Vamos a la casa del vecino. Llamamos al amigo de la cuadra”.

Guerrero apoya la abolición de todas las policías, cárceles, y prisiones. Para ella y otros activistas, todos los esfuerzos de reforma son insuficientes porque las raíces de la policía en la esclavitud, el racismo contra los negros y el colonialismo hacen que el sistema sea irreformable. Piden una revisión completa.

Guerrero dijo que el movimiento no se trata de la estructura de la policía.

“Si bien queremos desmantelarlo y llevárnoslo, ese no es el enfoque”, dijo. “Se trata de lo que falta. De eso se trata realmente la abolición. Las comunidades con buenos recursos, las comunidades saludables hacen que la policía sea obsoleta”.

Izquierda: Selinda Guerrero, organizadora de SouthWest Organizing Project en Albuquerque, Nuevo México, es fotografiada el 8 de julio de 2022. Guerrero apoya la abolición de todos los departamentos de policía, cárceles, y prisiones. Derecha: Loren Gómez, organizador del SouthWest Organizing Project en Albuquerque, Nuevo México, habla con otros organizadores el 8 de julio de 2022. (Foto de Kate Heston/Noticias21)

Aunque pocos departamentos de policía se han disuelto por completo, el movimiento para abolir o incluso desfinanciar por completo a la policía se ha convertido en parte de la conversación cultural.

El aumento de las tasas de delincuencia en todo el país también puede obstaculizar los esfuerzos de reforma policial.

Los votantes de San Francisco retiraron en junio a su fiscal de distrito reformista, Chesa Boudin, después de un aumento en la delincuencia. Los expertos dicen que este es un patrón común en el movimiento de reforma policial: cuando aumentan las tasas de criminalidad, los residentes quieren políticas más estrictas, no reformas.

También hay una reacción violenta a nivel estatal.

Desde que los gritos de reforma policial sacudieron a Estados Unidos en 2020, 16 legislaturas estatales promulgaron leyes inclinadas hacia la aplicación de la ley. Los legisladores estatales han reclasificado a las fuerzas del orden público como una clase protegida bajo los estatutos de delitos motivados por el odio, han limitado la filmación de agentes de policía y han concedido a los agentes más derechos durante las investigaciones de mala conducta.

Tales leyes de “Back the Blue” (Apoyar el Azul – la policía) han prevalecido durante décadas, pero aumentaron en los últimos dos años.

William Snowden, director del Vera Institute of Justice en Louisiana, trabaja en su escritorio en Nueva Orleans el 12 de julio de 2022. Snowden dice que la violencia es la expresión de necesidades insatisfechas. (Foto de Kate Heston/Noticias21)

Movimiento a largo plazo

William Snowden califica la violencia como la expresión de necesidades insatisfechas.

“Si no tuviéramos policía, eso significa que se están satisfaciendo las necesidades de las personas”, dijo Snowden, director del Vera Institute of Justice de Luisiana, una de las principales organizaciones de reforma de la justicia penal del país. Antes de unirse a Vera, se desempeñó como defensor público en Nueva Orleans.

reportaje relacionado

“Deberíamos estar pensando en cómo sería un tipo ideal de comunidad o sociedad”, dijo. “Significa brindar a las personas los recursos que necesitan para prosperar, estar seguros, y saludables y vibrantes”.

Los sistemas de educación, vivienda y atención de la salud física y mental tienen un impacto en la aplicación de la ley. Si estos sistemas de apoyo no funcionan bien, a menudo solo queda una herramienta en la caja de herramientas: la policía.

Antes de que Stella Cziment se uniera a la oficina del Monitor Independiente de la Policía de Nueva Orleans, trabajó para el Distrito Escolar de Recuperación, un programa destinado a mejorar las escuelas de más bajo rendimiento en Luisiana. En ese trabajo, Cziment vio exactamente cómo la policía puede descarrilar una vida joven.

“Mi objetivo era mantener a los jóvenes fuera de los ambientes disciplinarios con la creencia de que estos ambientes disciplinarios podrían potencialmente ponerlos en un conducto hacia la prisión, el conducto de la escuela a la prisión, del que muchas personas hablan y que existe”, dijo Cziment.

Stella Cziment, de la oficina del Monitor Independiente de la Policía de Nueva Orleans, es fotografiada el 14 de julio de 2022. La oficina supervisa el Departamento de Policía de Nueva Orleans y realiza un seguimiento de la implementación del decreto de consentimiento del Departamento de Justicia. (Foto de Kate Heston/Noticias21)

Blystone, de Seguridad Comunitaria de Albuquerque, dijo que su trabajo se vuelve más difícil cuando no tiene los recursos que necesita, como refugio o camas de hospital.

“Hay un rompecabezas de mil piezas, y tenemos unas tres piezas en el tablero”, dijo.

Cziment se enfurece ante los llamados a “desfinanciar a la policía” porque eso ignora la realidad de la red de seguridad social de Estados Unidos.

La policía está en “muchos espacios en los que no debería necesitar estar, muchos espacios en los que me encantaría ver que otras agencias de la ciudad intervengan, otros servicios sociales intervengan”, dijo, pero eso requiere otros recursos: entrenamiento laboral, entrenamiento vocacional, servicios educativos, vales para el cuidado de niños y vivienda asequible.

La abolición de la policía no obligaría al gobierno a construir estas redes de seguridad social, dijo Cziment; dejaría un gran vacío. Y sin policía, la gente contrataría patrullas privadas.

“El problema con eso es que esas personas no están capacitadas en tácticas de desescalada”, dijo. “No están capacitados sobre cómo manejar las crisis de salud mental. No están capacitados para ser culturalmente sensibles a las diferencias en la forma en que maneja a un niño frente a un adulto. No están capacitados en ningún tipo de enfoque cultural con ciertos tipos de personas”.

Susan Hutson sheriff de Orleans Parish posa para un retrato en la Oficina del Sheriff de Orleans Parish en Nueva Orleans, Louisiana, el 13 de julio de 2022. (Foto por Kate Heston/Noticias21)

Susan Hutson sheriff de Orleans Parish posa para un retrato en la Oficina del Sheriff de Orleans Parish en Nueva Orleans, Louisiana, el 13 de julio de 2022. (Foto por Kate Heston/Noticias21)

Y, señala, la policía privada es cara.

“Cada vez que las personas quieren hablar sobre comunidades prósperas que no pueden depender de la policía, no es porque tengan tan buenos servicios para llenar todos los demás vacíos”, dijo Cziment. “Es porque tienen una patrulla privada”.

Susan Hutson, sheriff del condado Orleans y la primera monitora de policía independiente de la ciudad, dijo que el cambio ocurre en ciclos. Ocurrió durante la era de los derechos civiles, y “ahora estamos en un círculo completo hablando de eso nuevamente”.

Estuvo de acuerdo en que los líderes deben poner más dinero en los sistemas que previenen el crimen.

“Tienes que estar dispuesto a luchar por lo que quieres”, dijo. “Y tienes que estar totalmente involucrado, y luego tienes que asegurarte de tener líderes en el lugar que marquen la diferencia”.

La revisión de este sistema no sucederá de la noche a la mañana, en dos años, o dos décadas.

“Se formó la NAACP, y tomó alrededor de 60 años derrocar a Plessy”, dijo Schultz, refiriéndose a Plessy v. Ferguson, el fallo histórico de la Corte Suprema de 1896 de que la segregación racial no violaba la Constitución bajo una doctrina de “separados pero iguales”. “Fue una estrategia a largo plazo, de juego largo. Pero siempre estuvieron enfocados en el vuelco del juego final”.

Dijo que cree que los activistas, académicos, políticos, y líderes comunitarios necesitan un enfoque similar de varias generaciones para la reforma policial.

“Necesitamos algo así ahora: un plan de juego que diga que este es el objetivo”, dijo. “Y es construir un movimiento a largo plazo para hacer eso”.

Este reportaje fue redactado originalmente en inglés por Sydney Gold y Layla Brown-Clark. Traducido por Jimena Vera.

Deja un comentario